AUTOESTIMA

La autoestima es la valoración que hacemos de nosotros mismos. En esta valoración se encuentran aspectos como nuestro físico, nuestros rasgos de personalidad, nuestras capacidades, nuestras competencias, nuestra forma de comportarnos, nuestra valía personal, nuestros puntos fuertes, nuestros puntos débiles… es la imagen mental que hemos creado de nosotros con el paso del tiempo.

La autoestima empieza a construirse en la infancia y continúa desarrollándose durante toda la vida, por lo que puede cambiar a lo largo del tiempo. La adolescencia es una etapa clave en dicho desarrollo. En el desarrollo de la autoestima influyen nuestros procesos mentales y nuestra propia experiencia (creencias, ideas, valores, situaciones vividas…) y las relaciones sociales más cercanas (familiares, amigos, profesores…).

El hecho de no tener una buena autoestima puede afectar a nuestra manera de pensar, a nuestra forma de actuar, a nuestras relaciones sociales, a nuestra salud física, a nuestra salud mental… tener una baja autoestima causa que la persona se considere inferior, se desprecie, crea que no merece ser amada… lo cual causa mucho sufrimiento. Todos deberíamos desarrollar una buena autoestima pero la realidad es que este tipo de problemas son muy frecuentes en las consultas de los psicólogos.