BAJO ESTADO DE ÁNIMO

El bajo estado de ánimo puede surgir en nuestras vidas por muchos motivos: una ruptura amorosa, problemas familiares, problemas laborales, problemas de salud… causándonos tristeza, apatía, desgana, soledad, ganas de llorar… en muchos casos este problema es transitorio y no afecta gravemente a la persona, pero en otras la duración y gravedad de los síntomas es mayor, por lo que deciden venir al psicólogo en busca de ayuda.

Respecto al bajo estado de ánimo pueden ocurrir dos situaciones, que la persona tenga identificado el acontecimiento o suceso que le ha causado este problema, o bien que se encuentra triste y decaído y no sepa porqué. En cualquier caso el psicólogo te ayudará a solucionar el problema, independientemente de la causa.  

Debemos diferenciar el bajo estado de ánimo de la depresión, ya que el primero es una alteración del estado anímico de menor gravedad que, en la mayoría de los casos, no requiere ningún tipo de intervención, y la segunda es un trastorno mental diagnosticado que requiere tratamiento.