¿SABES QUE ES LA RESILIENCIA?

Puede que sea la primera vez que escuchas este término, por lo que es posible que no sepas si eres una persona resiliente o no. Antes de empezar a hablarte de qué es la resiliencia, me gustaría explicarte el origen de dicha palabra.

En el año 1955, la psicóloga Emmy Werner, comienza un estudio longitudinal de 30 años de duración, en el cual estudia el desarrollo de, aproximadamente, 700 niños recién nacidos procedentes de familias desfavorecidas. El objetivo de la psicóloga era demostrar que estos niños tenían una mayor probabilidad de desarrollar algún tipo de patología y, en efecto, los resultados esperados se dieron en parte, ya que Werner encontró que un 30% de esos niños tuvo un desarrollo muy positivo sin ningún tipo de patología. Al principio les denominó los “niños invencibles”, pero con el paso del tiempo encontró un término más adecuado: resiliencia.

Y es que la resiliencia es la capacidad que tenemos las personas de superar positivamente situaciones adversas y traumáticas, como por ejemplo: el fallecimiento de un ser querido, una situación de maltrato y/o abuso, una catástrofe natural, un ataque terrorista, una situación de pobreza, una enfermedad o un abandono en la infancia, tras lo cual la persona sale fortalecida a nivel psicológico.

La resiliencia no es únicamente superar un acontecimiento traumático, si no superarlo y crecer a nivel personal tras la vivencia de ese hecho, lo cual no quiere decir que la persona no lo pase mal durante este proceso, si no a pesar de las dificultades vividas decide continuar sobreponiéndose a los obstáculos en vez de darse por vencido.

En física la resiliencia es la capacidad que tiene un material de recuperar su estado inicial tras haber sido sometido a modificaciones, como por ejemplo los juncos que con la fuerza del viento se doblan pero no se rompen. La psicología toma prestado el término resiliencia de la física para explicar la sorprendente capacidad de adaptación que tienen algunas personas.

Esta capacidad no es innata, si no aprendida, motivo por el cual algunas personas la tienen más desarrollada que otras. Para poder potenciar tu resiliencia es importante que seas una persona flexible y positiva ante los cambios, que seas comunicativa y resolutiva, que te conozcas y aceptes tal y como eres, que tengas una alta tolerancia a la frustración y que tengas buen apoyo social, entre otras cosas.

Ahora que sabes que es la resiliencia te invito a que la potencies, ya que es una capacidad que hace más felices a las personas.

 

Autora: Laura Carmona