TERAPIA INFATO-JUVENIL

La infancia y la adolescencia son dos etapas clave en el desarrollo de la persona, por lo que determinados hechos, como un divorcio o un episodio de acoso escolar, pueden causar que dicho desarrollo se vea entorpecido, provocando malestar emocional en el menor. Es muy importante que las personas más cercanas, principalmente familiares y personal docente, estén atentos a los cambios que suceden en el niño, tanto a nivel emocional como de conducta, ya que en muchas ocasiones el menor no alcanza a comprender que le sucede y, por lo tanto, no es capaz de pedir ayuda por sí solo.

Los motivos más frecuentes por los que un menor acude a terapia son:

• Acoso escolar                      • Habilidades sociales 

• Adicciones                           • Inseguridad

• Ansiedad                             • Miedos

• Autoestima                          • Obsesiones 

• Bajo estado de ánimo            • Problemas de conducta 

• Celos                                    • Problemas de sueño 

• Duelo                                   • Problemas escolares

• Dudas sexuales                     • Problemas familiares 

• Fobias                                  • Etcétera.

Si tu hijo se encuentra en alguna de estas situaciones, no dudes en ponerte en contacto conmigo, ya que cualquier hecho que le preocupe puede ser tratado en terapia.

 * Para atender a un menor es necesario el consentimiento de ambos padres.